Durante siglos, el Renacimiento ha sido reconocido como una época de genio artístico e innovación. La arquitectura, la escultura y la pintura en particular experimentaron grandes avances en el realismo con el que artistas técnicamente hábiles realizaban sus obras. Sin embargo existe la teoría que la tecnología óptica puede haber ayudado a los artistas a partir del Renacimiento a superar a sus predecesores en la ejecución perfecta de sus obras.

Desde el advenimiento de la fotografía la relación entre la fotografía y la pintura ha sido un tanto incómoda. Aunque la palabra "fotografía" significa "dibujar con luz" cuando se traduce de sus raíces griegas, muchos pintores se muestran reacios a admitir que trabajan con fotografías. Sin embargo la realidad es que las usamos como referencia, e incluso algunos artistas trabajan directamente con ellas ampliándolas, proyectándolas y trazando directamente a partir de ellas.

David Hockney, el conocido artista británico octogenario postuló a principios del siglo XXI que los grandes maestros de las técnicas antiguas como Vermeer, Caravaggio, Da Vinci o Ingres entre otros, usaban dispositivos ópticos como la cámara obscura, la cámara lúcida y los espejos curvos para ayudarlos a lograr una perspectiva precisa en sus composiciones y poder pintar todo tipo de detalles con exactitud. Según los autores de la tésis Hockney-Falco (David Hockney y Charles Falco, físico interesado en el arte) los avances en el realismo en el arte occidental a partir del Renacimiento se deben no solo al desarrollo de la habilidad técnica de los artistas sino también a las herramientas ópticas mencionadas anteriormente.

La cámara lúcida y la cámara oscura son dispositivos ópticos simples que ayudan a los artistas a dibujar reproducciones fieles de escenas, planos y diagramas distantes, o especímenes microscópicos.

La cámara oscura fue la precursora de la cámara moderna. La luz admitida a través de un pequeño agujero en una cámara oscura o habitación oscurecida proyecta en la pared opuesta una imagen real de la escena en el exterior. Se basa en la ley de la óptica que establece que la luz viaja en línea recta. Por lo tanto, cuando se viaja a través de un agujero en una habitación o caja oscura, se cruza y proyecta una imagen boca abajo en la pared o superficie opuesta. Cuando se utiliza un espejo, la imagen se puede reflejar en un pedazo de papel o lienzo y trazar.

El principio físico y óptico detrás de la cámara oscura era conocido en la antigüedad. Las mentes antiguas más brillantes observaron y ponderaron el efecto: Mozi en China, Aristóteles en Grecia, al-Kindi en el mundo árabe musulmán. Aunque no construyeron cámaras oscuras observaban simples efectos de luz a través de orificios a plena luz del día. No es sino hasta los siglos XVI y XVII que vemos a artistas y científicos construyendo cámaras oscuras para uso práctico. Leonardo da Vinci describió una en su Codex Atlanticus, y otros mencionaron su uso para observar con seguridad los fenómenos solares. En 1646, el genio matemático Athanasius Kircher representó una cámara oscura práctica en Ars Magna Lucis et Umbrae (El gran arte de la luz y la sombra).

Las lentes fueron utilizadas por Van Eyck y Campin en Flandes alrededor de 1430, seguidos por artistas como Bermejo en España en 1474, Holbein en Inglaterra en 1530 y Caravaggio en Italia en1600. En su libro “La cámara de Vermeer” Philip Steadman presenta una variedad de pruebas del uso de lentes por Vermeer alrededor de 1660. Un retrato de 1744 muestra a un pintor de la corte en Francia junto a su cámara oscura que contiene una lente. La cámara lucida, inventada en 1807 por William Wollaston, emplea un prisma de cuatro lados para permitir al artista ver una imagen virtual de un objeto en el plano del papel en el que se va a copiar la imagen. Solía ​​ser de particular uso para ampliar o reducir ilustraciones y para dibujar desde el microscopio.

Por supuesto, el invento de Daguerre y Fox Talbot para fijar químicamente las imágenes proyectadas en 1839 abrió nuevos usos artísticos de las lentes.

Al final ¿importa que algunos de los grandes maestros hayan usado una técnica “fotográfica”? ¿Disminuye la calidad de su trabajo ante nuestros ojos?

Las herramientas ópticas pueden haber ayudado a los artistas a lo largo de la historia en la ejecución de sus obras, pero el verdadero arte radica en la visión y la habilidad propia del artista.

Beatriz Eugenia