Beatriz Eugenia, artista mexicana especializada en pintura en caballete trabajando técnicas al óleo, acrílico, mixtas y técnicas antiguas del siglo XVI. Pintora figurativa primordialmente simbolista, no atada a una sola estética. En su obra introduce al observador a una historia donde la crítica social se enmascara con la oscura sonrisa del humor del doble discurso.

 

Su obra ha sido exhibida en 18 estados de la República Mexicana. Seleccionada como integrante de la delegación mexicana a los Juegos Mundiales de Arte 2013 (World Art Games 2013). Internacionalmente ha exhibido en España, Israel, Colombia, Croacia, Argentina y Estados Unidos. Obra en la colección permanente del National Museum of Mexican Art con sede en Chicago y en el museo Fadwa Tuqan con sede en Buenos Aires, Argentina.

Cuenta con cuatro exposiociones ndividuales, dos de ellas itinerantes en 9 museos del país y más de 60 exposiciones colectivas.

¿Cómo definirías tu estilo y qué buscas en la pintura?

Soy una artista representacional, realista, principalmente simbolista, aunque no estoy en una sola estética, pues en ocasiones hago uso de técnicas y estéticas distintas si a través de ellas puedo contar mejor mi historia. Así hago uso del surrealismo, del impresionismo o del expresionismo abstracto, y del óleo, del acrílico, del pastel o de la tinta si esa es la form en que mejor me puedo comunicar con el espectador.

La pintura es un mundo de gran versatilidad. Puedo hacer una crítica de mi entorno o dar una opinión, plasmar un mundo que imagino o real o quizá buscar socialmente la belleza. Así como el escritor utiliza la pluma para palsmar sus ideas, percepciones y sentimientos, yo utilizo la pintura como medio ideal para transmitir mis ideas, contar ims cuentos y dar mi versión del mundo, con cierto toque de humor.

¿Cómo fue tu acercamiento al mundo del arte?

En mi familia siempre hubo atracción por la pintura. Mi busabuelo aterno, Santiago Hernández, fue un excelente acuarelista (obra en el Museo de la Acuarela) y caricaturista hace más de 100 años. COn mi familia visitábamos museos y mi papá se pasaba el tiempo viendo obra por obra con gran detalle y yo lo seguía.

Desde los 15 años empecé a pintar con Angelina Grosso, una verdadera maestra de la naturaleza muerta. Era un grupo de señoras y yo era la única adolescente. Sin embargo, al decidir estudiar Ingeniería Industrial, dejé la pintura formal y seguí pintando por mi cuenta. Pasaron 18 años para que tomara de nuevo mis grafitos, pasteles y pinceles y trabajara bajo la orientación de grandes maestros que me compartieron sus conocimientos técnicos y estilos.

El arte, para ti ¿tiene un fin en sí?

 El arte es el perfecto espejo de la sociedad. Un artista plasma lo que percibe del momento de la historia en que está pintando. Observando las obras de arte puede uno aprender mucho de lo que está sucediendo a su alrededor, desde la temática de lo palsmado, los materiales que se han utilizado, el título de la obra, incluyendo las obras sin título. Al final, el fin del arte es convertirse en un documento del momento.

¿Quién debe dar el primer paso a la complicidad: el artista con el observador eo este con el artista?

El artista creo que da el primer paso. Le ofrece al espectador algo que ver y espera que le cause una reacción en su interior para que quiera observarlo. Puede ser un color, un personaje, una mancha, una factura impecable, un lugar que reconoce o una sensación indispensable que lo atrae o lo repele. Es como hacerle un guiño para que se acerque. Si logras que el espectador se interese, en ese momento lo has vuelto tu cómplice.

¿De dónde viene la inspiración?

Del comportamiento humano. Un poco de observación al comportamiento de uno mismo y de sus semejantes y le surgen mil historias que puedes contar. Historias individuales, historias colectivas, juicios parciales -el artista plasma lo que percibe y no necesariaamente es objetivo e imparcial-.

¿cómo ves el panorama de la pintura en México?

Hoy en día encuentras muchos espacios para exponer. Recibes todo tipo de convocatorias. Pintores emergentes exhiben a la par de pintores de carrera. Sin embargo, las grandes instituciones del arte apoyan solamente a artistas consagrados que todos conocemos.

Por otro lado, los museos, galerías, foros culturales y ferias tienen una aplia oferta pictórica para todos los gustos. Puedes acceder a todo tipo de pintura, todo tipo de arte. En este sentido, somos muy afortunados.

¿Pertenece a algún tipo de asosciación de pintores?

Tendo el gusto de ser miembro de ARTAC / AIAP - UNESCO (Asociación de Artistas Plásticos de México / ASociación Internacional de Artes Plásticas con sede en París asociada con la UNESCO). Soy miembro de la SOMAAP (SOciedad Mexicana de Autores y Artes Pkásticas); de COMAV, (Consejo Mundial de las Artes Visuales) y de POÉPICOS (grupo interdesciplinario en diálogo entre las artes y las humanidades), así mismo como Ciplam, Palli Tlamaqui y Mundial Arte Academia.

¿Qué proyectos inmediatos tienes?, qué estás pintando ahora? ¿Y qué proyectos futuros tienes dentros el ámbito del arte?

Terminar la gira itinerante de mi serie "Planeta Desechable" concluyendo en el DF después de haber estado en Puebla, Nuevo León, Coahuila, Tabasco y Campeche.

Concuir las obras qye forman parte del proyecto que el grupo Poépicos ha desarrollado con respecto alos 100 años de la publicación "Visión de Anáhuac" de Alfonso Reyes. Estas obras trabajadas en técnica flamenca forman parte de una isnstalación que muestra el desarrollo del Valle de México desde el punto de vista arquitectónico desde tiempos prehispánicos a la actualidad.

El futuro me espera desarrollando una nueva serie inspirada en las calles de México plasmando dos o tres épocas conviviendo en el mismo lienzo.

¿Qué aconsejarías a los jóvenes que empiezan en este complejo mundo de la pintura?

Tesón, tesón, tesón. Sin duda es un mundo difícil, mucha competencia, mucha oferta. Realicen obras de calidad pues igual que en cualquier ámbito, la paja queda atrás, lo bien realizado se nota. Aprovechen lo foros para exponer ya que finalmente la obra debe estar en contacto con el observador. Es la única forma de llegar al diálogo con el espectador de tal forma que este último quiera llevarse la obra.

Fuente: Cool People

http://issuu.com/coolpeople/docs/revista_44